domingo, 29 de mayo de 2011

una reseña de amistad

Una velada inolvidable, de esas en que el entorno se vuelve encantador no importa donde sea, la risas pueblan la atmosfera como la más maravillosa música de fondo, uno es simplemente quien quiere ser y que por el milagro de la amistad se une a lo que uno mismo es… Sin el más mínimo temor de sacarlo al exterior hacia las capas más externas de la piel y dejar dilucidar las formas y los colores del alma libremente: la seguridad, el cariño, la compresión de que será bien recibida y que se mezclaran las unas a las otras. En arco iris.
Las historias se traen a la mesa y muchas otras se van escribiendo en el mismo momento en el que se viven, se hacen planes despreocupados y se trazan vidas, los eslabones de la soga del destino son miradas entrelazadas de amistad unión y pura confianza.
Aquellos encuentros se nos ponen delante de nosotros al parecer por perspicacias del viento en los momentos que mas los necesitamos para no morirnos en la guerra de la vida y del anonimato de los trajes y mascaras que usamos para hacernos rudos e invisibles; en tales ocasiones no los necesitamos porque lo que más queremos es compartir lo que nos que nos gusta, nos satisface y nos conmueve, mientras que nos reímos de otros y más importante, de nosotros mismos.
Gracias queridos amigos por estar, por pasarse por la esquina de esta loca señorita que mientras todos compartían se tomaba unos minutos para mirarlos como mi familia, mis oidores, mis hadas madrinas y elegirlos para siempre
.

                                                                 my sweet company,
                                                          los que estuvieron a los que no
    

                                                                              noemi, lulita.

1 comentario:

  1. Tienes una prosa certera y degustable, por cierto. Persevera.

    Saludos :)

    ResponderEliminar